25 de enero de 2017

Los poetas de la guerra: un libro de intelectuales



 “Convite y nada más es este libro, a todos los que saben de versos de la guerra,
para que, siquiera sea sin orden ni holgura, salven,
por la piedad de hermanos o de hijos,
todo lo que pensaron en nuestros días de nación los que tuvieron fuego y desinterés para fundarla.”
José Martí

los-poetas-de-la-guerra-la-letra-cortaHablaba Martí de Miguel Jerónimo Gutiérrez, de Antonio Hurtado del Valle, de José Joaquín Palma, de Luis Victoriano Betancourt, de Antenor Lescano, de Francisco la Rua, de Ramón Roa. Hablaba Martí de la manigua donde se fraguaban los empeños y los sacrificios, donde no importaba el nivel de escolaridad o la grandeza de los vocabularios cuando debían defenderse los principios y las libertades.

Martí admira esos poetas, aunque “su literatura no estaba en lo que escribían, sino en lo que hacían. Rimaban mal a veces, pero sólo pedantes y bribones se lo echarán en cara: porque morían bien.”

Desde el prólogo, Martí defiende tanto a este libro y a sus autores, que parece coincidir con la noción de intelectual de Émile Zola indisolublemente ligada a la conciencia cívica. No podríamos asegurar que Martí haya tenido esta referencia, y por las distancias en el tiempo no supo de Gramsci ni de su concepto de intelectual orgánico que  “más  que  producir  formas  de conocimiento  es  un  propagador  de  una  estructura  de  sentimientos,  una  racionalidad instrumental, que legitima el consenso espontáneo”  (Acanda, 2000).


Pero sabía Martí que no bastan el talento artístico o la prolífera y diversa gama de conocimientos que pueda mostrar un individuo; no basta cultivar el alma en la instrucción, si no se transforma en bien social esa sabiduría. Incluso solo son eruditos y no intelectuales quienes se sacrifican por hacerse más cultos obviando el contexto en el que se desenvuelven. Por eso los poetas de la guerra eran tan héroes como intelectuales, aunque la poesía escrita sea grado inferior de la virtud que la promueve, como versa el prólogo, porque el hombre es superior a la palabra.

Este texto de José Martí, con marcado matiz ensayístico, es medular en el análisis de cuestiones como el binomio arte-vida, las funciones de la literatura y los deberes del poeta con respecto a su patria oprimida. Sin embargo, sus dimensiones rebasan estos límites, para ser reflejo de quienes sienten compromiso con el resto de sus semejantes y con la justicia en la que todos debemos vivir.

Si se ha sido útil durante el día será suficiente una noche de poca luz y el rincón de un portal viejo en cualquier ciudad del mundo para exponer los versos de la guerra, para saberse y mostrarse como un intelectual. Eso hacía, en Nueva York, Serafín Sánchez, quien fue consecuente al mismo tiempo con sus virtudes y sus deberes como individuo. Así nos cuenta Martí cómo se escribían las redondillas con sangre porque se debe ser al mismo tiempo, hombre de pluma y hombre de espada. (Por Laura Barrera Jerez)

Fuente consultada:
Acanda, J. L. 2000: “El malestar de los intelectuales”. Revista Temas #20.
Share:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Comente acá... porque somos de letra corta:

¿Cree usted que luego de las Elecciones Generales de 2018 en Cuba, se den cambios sustanciales?

¿Cuáles son, a su juicio, los mayores logros durante la gestión gubernamental de Raúl Castro Ruz?

Síguenos en Facebook

Recibir publicaciones en mi correo

Seguidores de este blog