7 jun. 2017

El precio de un cuerpo feliz


prostitucion-cuerpo-feliz-precio-alejandro-madorran-laletracorta
Foto: Alejandro A. Madorrán Durán

Por Eduardo Pérez Otaño

La Habana le queda chiquita. Demasiado chiquita. Se sabe de memorias los mejores y los peores barrios de esta ciudad maravilla. Los ha recorrido muchas veces. Todos o casi todos. En un tiempo, de poco fashion, sin saber a qué atenerse.

Ahora escoge. Eso es una ventaja. El implante de pelo y de senos ayuda. Es una inversión. En el negocio no se puede descuidar nada. Ni el acrílico de las uñas ni el mejor vestido, fashion también, claro está.

Con veinticinco años Sandra se conoce de memoria los secretos de La Habana y del sexo. Sabe todo lo que se puede hacer, lo mismo en una noche que en una hora. 

La vida cada quien la lucha a su manera, como puede y con lo que puede. Eso le dice a quienes insinúan la menor de las palabras de reproche. No mato, no robo. Cumplo hasta con casi todos los mandamientos, se defiende.

5 jun. 2017

Hogar ensamblado y (des)protección de la convivencia en el hogar común



hogar-ensamblado-vivienda-familia-derecho-especial-laletracorta
Por MSc. Roberto C. Saborit Beltrán*
Según lo establecido en la tercera pleca del artículo 65 de la Ley General de la Vivienda (LGV) se debe proteger la convivencia de la “madre con uno o más hijos menores que llevan tres o más años ocupando la vivienda y no tuvieren otro lugar de residencia”. Aquí nos encontramos con la única protección a la mujer con hijos de un matrimonio anterior, en momentos en que su actual cónyuge, titular de la vivienda, pretende poner fin a la convivencia de ella y su prole. (1)
Este tipo de protección le es ajena a la institución del hogar común o conyugal o familiar que el Derecho Comparado tanto ha abordado. Con esta norma se protege una amplia gama de supuestos, pero a los efectos de este trabajo interesa que es la única que protege la convivencia de las familias ensambladas. En cuanto a la génesis de la familia ensamblada nos advierte Pérez Gallardo (2) que: “La alta tasa de divorcialidad y de rupturas de uniones de hecho transita hacia la formación de nuevas familias, en las que al menos uno de los miembros de la pareja suma sus hijos habidos en uniones o matrimonios anteriores. Prevalece en todo caso la presencia de los hijos de la mujer, en tanto que es lo más común que ella tenga su guarda y cuidado”.

1 jun. 2017

Derecho a la convivencia en el hogar matrimonial u hogar común



convivencia-familia-ley-derechos-cuba-laletracorta
Por MSc. Roberto C. Saborit Beltrán*
El derecho a la convivencia regulado en la Ley General de la Vivienda (LGV) constituye, sin duda, uno de los más examinados en sede judicial, por lo que la doctrina legal es tan amplia y rica como la más sustanciosa de las instituciones del Derecho de Familia, pero los avatares políticos, económicos y legislativos no le han permitido adquirir una linealidad o estabilidad en su interpretación.
Las recientes modificaciones a la legislación inmobiliaria no han proporcionado cambios esenciales a la protección de la convivencia. El más sustancial radica en establecer como causal de nulidad de las donaciones y compraventas de viviendas, además de las establecidas en el Código Civil, el hecho de dejar desprotegida a una persona que tenga la condición de protegido en la convivencia en virtud del artículo 65 de la LGV (cfr. último párrafo del 70.5 de la LGV, tal y como quedó modificado por el Decreto-Ley No. 288/2011 de 28 de octubre). Pero en la práctica, la dinámica de la aplicación de estos cambios legislativos ha calado hondo en la institución.