27 ene. 2017

Alegato de luz



Entre la vida y la muerte, una mezcla de subordinaciones nos remite, irónicamente, a los hombres.
alegato-de-luz-la-letra-cortaDesde el año 1530 y hasta 1698 los reyes ingleses residían en el llamado Palacio de Whitehall. Había sido la mayor de las construcciones de su tipo en Europa, pero fue destruido por el fuego.
Solo quedó el mito, la historia.
En 1914, Edward Grey, ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña sufría: Las lámparas se apagan en toda Europa.
Contemplaba las luces de Whitehall durante la noche en que su país y Alemania entraban en guerra. No volveremos a verlas encendidas antes de morir.
Otra vez la desidia corrompía la paz. Vendrían 31 años de sangre. Sería, en palabras de Eric Hobsbawn, el derrumbe del gran edificio de la civilización decimonónica.
El escritor satírico Karl Kraus auguraba los últimos días de la humanidad. Y aunque quedaron más horas para los almanaques, se reducía el respeto entre los humanos, se quebraba la armonía de la naturaleza, se violaba el orden del mundo.
La relación entre la vida y la muerte manifiesta la responsabilidad de los hombres por preferir el lado oscuro de la existencia.
Desde entonces apagamos luces sin pensar en Whitehall... Sin pensar. (Por Laura Barrera Jerez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente acá... porque somos de letra corta: