24 de septiembre de 2015

Ser o no ser… Polémicas culturales en los ‘60 (Parte II)



 “El arte no es propaganda, y ni en nombre de la
Revolución resulta lícito el escamoteo de sus significaciones”.
Alfredo Guevara

  
I. En la revolución, todo…
Con el triunfo de enero del 59 se abría para la nueva dirigencia cubana, respaldada por las masas populares, un número importante de retos. El contexto era particularmente complejo: con el fin de la II Guerra Mundial había iniciado la denominada Guerra Fría que enfrentaba a dos grandes visiones del mundo. Por una parte el socialismo en construcción con aspiraciones por lograr y de la otra el capitalismo consolidado con más de dos siglos de historia. El planeta, en constante reparto, se debatía por alineaciones de un lado y de otro. Y la cultura no estaba exenta de la lucha de contrarios.

De ahí que “el triunfo de la Revolución Cubana se producía en un punto de giro de la historia, cuando los caminos parecían bifurcarse, y se inscribía, a pesar de haber surgido de manera autónoma, en un panorama internacional caracterizado por señales de cambio y por una intensificación del debate de ideas. Proyectada hacia el mundo exterior, la isla, hasta entonces circunscrita a su condición periférica, se convertía en imagen simbólica de una nueva realidad política con repercusiones en el campo cultural”.(Pogolotti, 2006, pág. VI)

Resulta interesante cómo se multiplican quienes consideran, al parecer, que la cultura cubana surge con la Revolución, desconociendo así una amplia producción en el campo artístico e intelectual, que se había enfrascado durante toda la época republicana, e incluso desde mucho antes, en la construcción de un proyecto de nación.


Previo al triunfo de enero del 59, el Partido Socialista Popular, con Blas Roca Calderío al frente, había desarrollado una notable labor de aglutinamiento de buena parte del sector intelectual del país. Para Pogolotti (2006:VIII) “los escritores y artistas cubanos procedían, en el momento inaugural de la Revolución, de diversas familias estéticas e ideológicas, constituidas como reductos de resistencia ante una sociedad hostil”.

“La experiencia del PSP en el campo cultural era extensa: directa o indirectamente había creado, a partir de 1938 y hasta los años cincuenta, el diario Noticias de Hoy, la Cuba Sono Films, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, la emisora Mil Diez, y editado las revistas CTC, El Comunista, Fundamentos, Dialéctica, Gaceta del Caribe, Nuevas Letras; Cuba y la URSS, y Mensajes. Cuadernos Marxistas. Después de un proceso autocrítico, el Partido había también rediseñado su política cultural en los cincuenta, tras lo cual creó la Comisión para el Trabajo Intelectual (1953), cuyo principal éxito sería la creación de la sociedad Nuestro Tiempo, con su correspondiente revista”.(Guanche, 2003)

Pese a los notables avances en este sentido, la dirigencia del PSP, en lo político, era fiel a las doctrinas fijadas en la Rusia estalinista, por lo que no tardaron en aplicar erróneos principios en su política cultural. Vale recordar que incluso, destacadas personalidades de los tiempos de Revolución, como Alfredo Guevara, quien sostendría una de las más encarnadas polémicas con Blas Roca Calderío, perteneció a la Sociedad Nuestro Tiempo.

En tal situación se encontraba el panorama cultural para 1959. Las tres fuerzas principales[1] se unirían entonces y cada una de ellas aportaría a la meta común de construir una sociedad de nuevo tipo. A su vez, cada una, con sus visiones particulares en determinados aspectos, cargaría también con rezagos ideológicos que no tardarían en entrar en pugna entre sí. (Por Eduardo Pérez Otaño)


[1]Partido Socialista Popular (PSP), Directorio Revolucionario (DR) y el Movimiento 26 de julio (M-26-7)
Share:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Comente acá... porque somos de letra corta:

¿Cree usted que luego de las Elecciones Generales de 2018 en Cuba, se den cambios sustanciales?

Síguenos en Facebook

Recibir publicaciones en mi correo

Seguidores de este blog