1 de diciembre de 2014

Promesas



Toca mi mano, siente sobre mi mano lo que con palabras no puedo decirte ahora. ¿Qué sientes? No es una mano cualquiera, es la mía. Déjame sentirte, déjame tocarte con estas manos que un día habrán de conocerte si el tiempo y tú se lo permiten. Cuánto dieran estas manos por buscar ahora el significado de su existencia en cada parte de ti, en cada uno de tus cabellos, en tu cara, en tu pecho, entre tus piernas. Deja hacer a estas manos, deja que busquen sentido a su existencia y a mis deseos. Deja que mis manos te digan todo lo que soy incapaz de articular en palabras, deja que te toquen una vez más, solo una vez y sabrás cuánto oculto. Permítele a mis manos ser y déjalas libres. No, no las pares, no las limites, déjalas libres y no te arrepentirás, te lo prometo. (Por Eduardo Pérez Otaño)

Share:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Comente acá... porque somos de letra corta:

¿Cuáles son, a su juicio, los mayores logros durante la gestión gubernamental de Raúl Castro Ruz?

Síguenos en Facebook

Recibir publicaciones en mi correo

Seguidores de este blog