28 de noviembre de 2014

Atrapar lo insoslayable



 Hay decisiones que tomar,
hay problemas que afrontar,
hay asuntos que merecen atención.”
Una canción en la voz de Elena Burke


Atrapar lo insoslayabale, por Reynaldo TejadillaUn año de encierro. No, un año de retiro. No, mejor un año sabático… Definitivamente sin definir.

Tiempo donde estar lejos de la casa familiar te hace quererla como un himno. Tiempo en que los que parecían amigos se esfumaron, tiempo donde hacerlos nuevos fue en la praxis vivir de apariencias. Tiempo de ver partir… a distancia.

Mi tío mayor se fue de Cuba, mis compañeros de cuarto, mis amantes de turno, el nuevo amor.

¿Cómo se define el dolor?: desgarramiento, grito mudo, expresión singular de la existencia: el dolor es un botella de cerveza que se bebe un sábado por la noche, lejos del jolgorio colectivo y se llora hasta el ahogo en la añoranza. Cursi, melodramático; pero duele. Mucho.


Se comienza a dudar, a no creer, a subvalorar, a desestructurar el status quo de tus prioridades, tus aspiraciones y los sueños; que es lo mismo pero no es igual.

Se duerme con la luz prendida, se masturban las imposibilidades, y vuelve a comenzar la semana como si hubiese sido un año lo que dejamos pasar sin darnos cuenta… un águila sobre el mar.

Y los escasos contactos con La Habana; su entendimiento surrealista en Lam: The Jungle. Un citadino que de pronto es ajeno al polvo, los charcos, el bullicio; ¿el ritmo indetenible de alguna espiral?

Las estrellas y sus madrugadas, y el trabajo, y el escribir, el crear, destruir para volver a crear. Ver los desgastados, los heridos, los que desaparecen,  seguir en pie de lucha hasta el vacío, tanto vacío, como consigna cualquiera.

Luego la insatisfacción y de nuevo la madrugada.

La sonrisa del hermoso Cúpido caribeño y visceral de palabras inopinadas e impropias: lascivas, mundanales: Te juro, te quiero, te extraño.

Los lobos alrededor de la presa moribunda, el hieratismo de la nada, los rostros que se desdibujan. Los cuerpos cerca y el alma en Plutón, o lo que fue Plutón alguna vez. De pronto no deseos… de perdurar, estar, sentir, cohabitar.

Ver aflorar los sentimientos mezquinos, los que me doy el lujo de impronunciar.

Para querer regresar, guardando un poco de emoción, en letra y melodía para otra canción. (Por Reynaldo Tejadilla González)
Share:

1 Comentarios:

  1. Rey gracias por este trabajo, definitivamente no eres el único que anda por ahí tratando de atrapar esas equeñas grandes cosas, un abrazo

    ResponderEliminar

Comente acá... porque somos de letra corta:

¿Cuáles son, a su juicio, los mayores logros durante la gestión gubernamental de Raúl Castro Ruz?

Síguenos en Facebook

Recibir publicaciones en mi correo

Seguidores de este blog