26 de octubre de 2014

Sé de un hombre que sueña


Sé de un hombre que sueña
«Porque la vida es un sueño, y los sueños, sueños son» escribo estas líneas. Porque sé de un hombre que sueña sin dormir o que vive dormido para siempre soñar, un hombre que ha encontrado en el arte su razón de ser, su motivo para vivir.

Sé de un hombre que despierta cada mañana y se ríe de la vida, de las desgracias, de las desdichas. Porque este hombre ha descubierto que como el principito, lo mejor es arrancar cada mañana los pequeños baobabs antes de que crezcan y acaben con nuestro pequeño planeta, pero teniendo cuidado para no confundirlos con las rosas, porque a pesar de todo se parecen mucho.

Sé de un hombre que quiere hacer soñar desde el arte y con él, que dedica su vida a hacer teatro, a dar vida a personajes, a delirar junto a sus actores, a ver tomar vida día tras día un texto inerte.


Sé de un hombre que en realidad es un ser extraordinario. Cuando descubrió lo que para otros pudiera haber sido el final del camino se empeñó en construir pequeños senderos para no detenerse, porque la vida es corta y no hay tiempo suficiente como para perderlo parados al final del sendero principal.

Sé de un hombre que llora y ríe, que se enamora – ¡y vaya si se enamora!-, que dice haberlo vivido todo o casi todo en poco más de tres décadas, pero que se traiciona a sí mismo cada vez que su cara muestra ese gesto de descubrimiento constante y permanente.

Y hombres como este sé que los hay por ahí. Muchos o pocos, no lo sé, pero he tenido la oportunidad de conocerlo, y mejor que eso, me ha permitido ser su amigo. Y como conozco a ese hombre que sueña, soy un poco más feliz, porque sé que aun en las más difíciles circunstancias, cuando pareciera que el mundo te ha virado la espalda, que el destino no existe y que los dioses te castigan, es posible soñar, sea desde el arte o desde la cotidianidad, pero a fin de cuentas, soñar.

Y este hombre como el principito un día abandonará su cuerpo pesado para viajar con más ligereza por esos pequeños planetas que andan por ahí, a donde la gente que sueña tiene derecho a ir, y allí encontrará sus rozas, las que no confundió con baobabs, y recogerá los sueños que hoy se empeña en ayudar a construir.

Sé, en fin, de este hombre que sueña y sé también que aun seguirá soñando. (Por Eduardo Pérez Otaño)
Share:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Comente acá... porque somos de letra corta:

¿Cree usted que luego de las Elecciones Generales de 2018 en Cuba, se den cambios sustanciales?

Síguenos en Facebook

Recibir publicaciones en mi correo

Seguidores de este blog