26 de octubre de 2014

Mi verdadera declaración de amor


Mi verdadera declaración de amorLo he intentado todo y he llegado a la conclusión de que lo mejor es no hacer una declaración de amor. Como cada mañana usted se levanta para afrontar los bienes y males de un día que promete, pero usted sabe que ese día debe ser aún más especial de lo normal, porque es el que usted ha escogido para confesar su amor.

Luego de haber acopiado fuerzas y suficientes argumentos a favor de esta decisión, usted ha concluido que no puede esperar ni un minuto más: hoy o nunca, se dice, y así comienza la jornada, con una penita en el corazón y en el estómago, con miedo, con pequeños ataques de pánico, con sobresaltos.

Todo lo ha pensado en detalles, las palabras las ha ensayado decenas de ocasiones,  las ha reescrito, tachado, reconstruido. Ha hecho ejercicios de voz y dicción e incluso descubierto nuevos matices. Ha practicado los gestos y las posibles reacciones a las probables respuestas.


Usted que sabe llegado el día de la verdad ha dispuesto además la sorpresa, porque una buena declaración de amor – eso lo ha aprendido de la vida- debe ser sorpresiva. Ha seleccionado de entre miles la canción perfecta, ha construido las situaciones que al final desemboquen en el momento justo en el que usted pone en práctica todo su maquiavélico plan, su plan de conquista, su estrategia de cacería.

Mira una y otra vez el reloj y así se pasa toda la mañana. La hora ha sido fijada para las 12 con 30 minutos de la tarde y ya es casi mediodía. Vuelve a repasar los bocadillos, escucha una vez más el tema. Ha escogido para esta ocasión una canción de Pablo Milanés interpretada por Ivette Cepeda. Comprueba que es perfecta para la ocasión. Nada ha fallado hasta ahora y nada podrá fallar. No hay margen de error. Usted lo ha previsto todo.

La hora, al fin, ha llegado… y pasa de largo. Usted olvidó un detalle, no preparó esos gestos que comienzan a aparecer en su cara. Pasa de la tensión a la tristeza y a la decepción, en apenas unos minutos. Luego una ola de esperanza le hace creer por momentos que se ha retrasado pero vendrá. La una de la tarde y usted no ha cumplido con su principal tarea del día: una declaración de amor.

Ha pasado el día y no he hecho, a fin de cuentas, mi declaración de amor. Las palabras ensayadas, la música lista, los gestos practicados, se convierten ahora en una burla hacia mí mismo. Y es entonces cuando decido que quizás Platón tenía razón al decir que «la mejor declaración de amor es la que no se hace; el hombre que siente mucho dice poco».

Aun así, quizás sea esta mi verdadera y definitiva declaración de amor. (Por Eduardo Pérez Otaño)
Share:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Comente acá... porque somos de letra corta:

¿Cree usted que luego de las Elecciones Generales de 2018 en Cuba, se den cambios sustanciales?

¿Cuáles son, a su juicio, los mayores logros durante la gestión gubernamental de Raúl Castro Ruz?

Síguenos en Facebook

Recibir publicaciones en mi correo

Seguidores de este blog