1 de noviembre de 2013

Buen día




Sí, es cierto, la vida está muy agitada, el estrés es insoportable, sufrimos escaseces materiales, los días de la semana no alcanzan para estudiar, trabajar…  Necesitaría infinitas comas para tantos ejemplos y mi objetivo no es masoquista. Abreviando, solo quería saber: ¿de las 24 horas del día, cuántas se dedica a usted mismo? 

Bueno, empiezo yo: ayer me levanté muy temprano, salí corriendo para la universidad, llegué tarde porque las guaguas… estaban ocupadas trasladando a otros pasajeros, el profe del primer turno se molestó muchísimo por mi retraso de cinco minutos, al final de la mañana tuve un examen, me demoré un poco y se me pasó el horario de almuerzo, de regreso a casa me encontré con unos amigos, pero apenas tuve tiempo para saludarlos, cuando tomé el ómnibus solo adelanté dos paradas porque se rompió, al llegar a la casa eran más de las tres de la tarde. Terminé un trabajo que debía entregar antes de las cinco y luego me puse a hacer la comida, vi el noticiero, preparé los seminarios de hoy, estudié para la conferencia de Historia del pensamiento político y casi a las doce de la noche logré conciliar el sueño, bueno, o el sueño me concilió a mí, ya no podía más.


Hoy se me ocurrió la genial idea de escribir sobre el tiempo que nos dedicamos a nosotros mismos. He decidido dedicarme un poco de  tiempo porque nos pasamos el día, la semana, el mes, el año, la vida… dejando para mañana cosas de vital importancia.

Recuerdo aquellas vacaciones en el campo con mis bisabuelos, después que se ponía el sol, ya no había más trabajo que compartir con la familia y descansar para al día siguiente estar listos a las cinco de la mañana. No había electricidad, ni televisión, no te enterabas de los coches bombas en el Medio Oriente, ni tenías una lista inmensa de personas con las cuales contactar por teléfono. 

Mi abuela dice: -Por eso la gente de antes duraban tanto- Claro, el cuerpo necesita descansar, no somos robots y todos los avances de la ciencia y la técnica han traído como consecuencia negativa la maquinización de la vida humana.

Hoy todos tenemos un reloj que nos acompaña como una prenda habitual, y casi sin darnos cuenta somos cómplices de sus atropellos: es la hora de levantarse, apúrate, llegas tarde, ya empezó la reunión…

Igualmente sucede con los celulares. A cualquier hora (no importa interrumpir conversaciones, comidas, sueños, fiestas o velorios) estamos totalmente localizables y quizás sean halagüeñas las noticias, pero generalmente son para incrementar las tensiones.

El desarrollo cognitivo de nuestra especie marcha a tal velocidad que todos estamos sumergidos en el torbellino: voluntaria e involuntariamente, tengamos las posibilidades económicas o no, y realmente estresa no funcionar como buenos competidores en este mundo colonizado por códigos binarios.

Más avances, menos descanso. Sí, el trabajo que nos ahorramos con diferentes máquinas programadas (para hacer lo que antes manualmente se resolvía), se traduce en mayor preocupación por el correcto funcionamiento de tales mecanismos. Definitivamente estamos atrapados en una infinita dependencia hacia la tecnología.

Y si a eso le sumamos la preocupación de siempre por el tiempo, por la familia, por la situación económica, realmente la vida humana actual es un manojo de angustias.

Pero, como seres sociales, no podemos hacer más que utilizar los recursos a nuestra disposición para sortear tales conflictos. Creo que aún conservamos ese instinto de adecuarnos a las circunstancias medioambientales. Ya lo había dicho Darwin cuando propuso la teoría de la Selección natural, solo los que mejor se adapten, sobreviven.

No me opongo a la era digital, pero lo analógico también merece su espacio.

Por eso he decidido tomarme algunas horas del día para hacer ejercicios, compartir con la familia, conversar con los amigos, incluso escribir un artículo sobre un tema tan obvio como este. Lo vivimos a diario, y a diario cometemos los mismos errores. ¿Cuándo nos dedicaremos ese tiempo que tanto nos merecemos? Yo comencé hoy, es un buen día para empezar  (Por: Laura Barrera Jerez)
Share:

1 Comentarios:

  1. Un excelente trabajo. En verdad las nuevas tecnologías nos hacen replantearnos tantas cosas...!

    ResponderEliminar

Comente acá... porque somos de letra corta:

¿Cree usted que luego de las Elecciones Generales de 2018 en Cuba, se den cambios sustanciales?

Columnas

Síguenos en Facebook

Recibir publicaciones en mi correo

Seguidores de este blog