22 de mayo de 2015

Otra manera de ser feliz



Siempre hay otra manera de ser feliz...
Conocí a un hombre feliz. No lo avergüenza su arte.

Él no lo sabe, pero me ha hecho feliz a mí también. Vi sus dibujos y el sacrificio de su creación. Interactuaban aquellos rostros encartonados y los rostros de quienes no podían pasar sin detenerse, al menos, para mirar con recato.

Algunos lo consideraban loco. Durante cinco minutos estuvo conversando con una mujer que le servía de confidente: ha tenido problemas por adueñarse de aquel trozo de portal. Tal vez sea ilícito vender el esfuerzo propio y ganarse la vida ofreciendo las sonrisas o las tristezas de otros.


Después volvió a organizar sus piezas. Caminaba de aquí para allá y las colocaba en diferentes posicones, parecía armar un rompecabezas. Solo él conoce los conflictosindividuales de sus dibujos. Quienes miran la exposición tratan de imaginarse cada historia, pero realmente es el pintor el que más atenciones atrapa.

No conozco su nombre, pero disfrutélos precisos movimientos del trozo de lápiz. Sus etapas de creación se convierten en un ciclo totalmente público, sin reservas.Pero nadie sabe cuántos rincones ha visitado con esa mochila donde van sus materiales…y sus anhelos.

No sé de dónde viene. No sé por qué dibuja rostros optimistas, sin regalar una sonrisa propia. Solo se atreve a andar con cansancio, organizando su rompecabezas antes de sentarse a un lado, para seguir dibujando. La ciudad está llena de personas felices. (Foto y texto, por Laura Barrera Jerez)
Share:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Comente acá... porque somos de letra corta:

¿Cree usted que luego de las Elecciones Generales de 2018 en Cuba, se den cambios sustanciales?

Columnas

Síguenos en Facebook

Recibir publicaciones en mi correo

Seguidores de este blog