16 de febrero de 2015

Monumento al tiempo


Llueve sobre La Habana.

La ciudad legendaria, la de mil batallas, se cubre una vez más de lluvia. Corre el agua caída del cielo por las calles, las aceras, los baches, las cloacas, los portales.

La Habana, lugar donde parece haberse detenido el tiempo por un instante vuelve a sentirse niña otra vez y se atreve a jugar con la lluvia fría de una tarde de verano. Se siente feliz.

Recuerda lejanos tiempos en que la habitaban españoles venidos de cualquier rincón de la lejana península ibérica a saquearla, a vivir de ella. Recuerda también a los ingleses y su asedio. Entonces se sintió importante. Se sintió codiciada.

Mas siempre guardó un rincón relevante, especial, para los llegados del África o de Asia. Para los negros esclavos fue tierra de odios, maltratos, sufrimientos, vejaciones; pero también de raíces, tradiciones, cubanía.

Por sus calles -las de La Habana- anduvieron personajes ilustres del arte, las letras, el pensamiento, la política, la economía y tantas otras ramas del saber humano. Aún siente los pasos de
Heredia, antes de ser deportado. Las enseñanzas de José de la Luz y Caballero o los primeros pasos de José Martí.

En sus calles quedan aún marcadas las pisadas de esclavos y vendedores ambulantes, de ricas damas ataviadas con esplendorosos vestidos, de caballeros con los más modernos trajes de la época, de las subastas e impresionantes obras presentadas en los grandes centros culturales, como lo fue el Teatro Tacón, hoy Gran Teatro de La Habana.

Porque esta ciudad siempre tuvo tiempo para el arte. En ella han vivido ilustres creadores de todos los tiempos donde no faltaron arquitectos, pintores, compositores, actores…

Con el nuevo siglo llegaron los norteamericanos y sus intenciones de hacer de La Habana una ciudad diferente. Quizás de espíritu lo lograron, pero la ciudad siguió siendo un poquito española. Las fortalezas del Morro y La Cabaña, los restos de la antigua Muralla que antaño rodeaba a la más ilustre de las ciudades cubanas, el Castillo de la Real Fuerza y el torreón de San Lázaro, por solo citar unos pocos ejemplos, lo recuerdan constantemente.

Mas los norteamericano dejaron también su huella artística, arquitectónica, social… El Capitolio se levanta majestuoso como símbolo perenne de una ciudad cosmopolita por excelencia.

Y al fin, la Revolución que trajo también, a La Habana, su cuota de transformación, su poco de cambio, sus ideas de renovación. Entonces la capital cambió, quizás no todo lo que se quisiera, pero cambió. Se transformó la vida de la gente, los objetivos, la forma de ver a una ciudad que parece estar ajena al avance de las  manecillas del reloj.

A pesar de eso, ni los cuatrocientos años españoles, ni los cincuenta y siete norteamericanos, ni el más de medio siglo de revolución han podido cambiar esos cimientos que al parecer solo corresponden al tiempo.

La Habana sigue ahí, riéndose de los años, burlándose de quienes la creen española, yanqui, cubana. La Habana es un poco de todo, quizás un poco de nada. Es de por sí universal. La Habana es única.

Decía un gran pintor que aunque se trate de hacer el mismo cuadro por la misma mano dos veces, nunca sale igual. Precisamente así es La Habana, un cuadro que aunque semejante a otro nunca va a ser igual.

Mientras, llueve sobre la ciudad. Y la lluvia refresca sus calles, su gente, su memoria. La hace rejuvenecer. Y cuando sale el sol una nueva ciudad parece haber surgido de la nada. Una ciudad libre de toda semejanza y comparación. Eso es La Habana, un eterno monumento al tiempo. (Por Eduardo Pérez Otaño)
Share:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Comente acá... porque somos de letra corta:

¿Cree usted que luego de las Elecciones Generales de 2018 en Cuba, se den cambios sustanciales?

Síguenos en Facebook

Recibir publicaciones en mi correo

Seguidores de este blog