22 may. 2017

Adopción en Cuba: entre tabúes y desconocimientos (+infografía)



cuba-adopcion-tabues-desconocimiento-familia-portada-laletracorta














Por Ivyliet Ventura Kessel

El ser humano ha sentido desde los anales de la historia la necesidad de trascender la mortalidad. Dejar una memoria viva luego del deceso, ha sido una de las ideas más recurrentes a través de los tiempos. No es casual que la búsqueda de la descendencia tenga un lugar primordial dentro de la dinámica de las familias. La llegada de un bebé significa la posibilidad de perpetuar concepciones, valores, intereses y conocimientos durante otra generación y acercarlas un poco más a lo imperecedero.

Ante la dificultad de tener hijos biológicos la adopción ha sido, desde la antigüedad, uno de los métodos utilizados para asegurar la continuidad de la familia.

Cuba posee entre sus preceptos fundamentales la protección a la infancia y el respeto a los derechos de la niñez, entre ellos el de poseer una familia. De esta manera, aquellos infantes desprovistos del amparo filial tienen la posibilidad de encontrar el calor de un hogar a través de la adopción.

Actualmente las características de esta institución jurídica en la Mayor de las Antillas están condicionadas por diferentes aspectos de la realidad social. Son precisamente estas cuestiones las que han llevado a la adopción a la categoría de los temas poco discutidos en la sociedad civil.

En la Isla una de cada cinco parejas en edad reproductiva es infértil (1) , lo cual incide en que haya un elevado número de personas que apuesten por esa vía para conformar su familia. Sin embargo, la experiencia en materia de adopción es bastante limitada teniendo en cuenta que en los últimos cinco años se han reportado poco más de 10 casos en el país (2).

El número de personas que desean adoptar supera con creces al número de infantes adoptables, este incide a su vez en el aumento del tiempo del proceso en espera de que aparezca un niño para realizar la adopción.

Otro aspecto, relacionado con la dimensión jurídica de este proceso, influye en las características de la adopción de niños sin amparo filial en Cuba.

De acuerdo con la profesora y jurista Yamila González Ferrer en el país no se materializan muchas adopciones de niños sin amparo filial, debido a que por lo general se priva de la Patria Potestad a los progenitores en casos muy graves de maltrato o abandono; pero con otros se tienen actitudes paternalistas, tratando de que rectifiquen su actuar. Sin embargo, pasa el tiempo y esos menores de edad crecen y pierden la posibilidad de ser acogidos por familias funcionales que pueden darle una óptima atención, amor y cuidado.

Por otra parte, la adopción en Cuba no es un tema recurrente dentro de la sociedad, lo cual está influido grandemente por el desconocimiento, y conlleva a que se construyan opiniones y concepciones erradas con respecto al mismo.

Según Catherine Ayala, responsable de trabajo social de la Dirección Provincial de Educación de La Habana, existe un desconocimiento tanto por parte de las parejas como del resto de la sociedad cubana con respecto al tema adopción, y la mitad de las personas que pretenden adoptar desconocen incluso a dónde dirigirse para iniciar el proceso (Ayala 2016).

La incidencia del resto de la comunidad, además, propicia que las parejas que adoptan en Cuba tomen determinadas decisiones con respecto a hacer público o no, el hecho de no ser los padres biológicos de sus hijos.

En la Isla, la forma de asumir al adoptado y sus padres adoptivos, está influenciado por factores como el estigma de la infertilidad por parte de la pareja, y por parte del menor, por la marca de no poseer padres biológicos, las huellas del abandono o la proveniencia de un ambiente turbulento. Esto ha provocado que, de manera general, prevalezca una preferencia por ocultar el hecho.

Los futuros padres adoptivos cubanos además actúan movidos por motivaciones, expectativas y temores con respecto a su futuro hijo, por ejemplo: pretenden con la adopción satisfacer sus roles de paternidad; esperan que el menor desarrolle intereses, actitudes, habilidades, comportamientos, similares a los propios; y temen no poder congeniar con el menor.

La adopción de niños sin amparo filial prácticamente no ha sido abordada por parte de los diferentes medios de comunicación del país, a pesar de tratarse de una temática de importancia en la sociedad cubana actual. Sin embargo, en los últimos meses tímidamente la agenda de la adopción ha ido apareciendo en el entorno mediático de la nación. Este silencio ha reforzado las concepciones erróneas en la población con respecto al tema.

En la adopción debe tenerse en cuenta la manera de satisfacer necesidades de paternidad de personas que por diversas razones no pueden tener hijos de manera biológica, aunque prevalezca el interés superior del niño, brindarle la posibilidad de vivir en familia, con amor, cariño, ofrecerle protección. De manera general la adopción en Cuba y cualquier parte del mundo debe asumirse fundamentalmente como un acto de amor. 

adopcion-tabues-cuba-infografia-laletracorta
Tomada de Juventud Rebelde (www.juventudrebelde.cu)































Bibliografía:

Ayala González, C. (23 de febrero de 2016). El proceso de adopción de Niños sin Amparo filial en Cuba. (I. Ventura Kessel, Entrevistador)

González Ferrer, Y. (2 de febrero de 2016). Aspectos jurídicos de la adopción de Niños sin Amparo Filial en Cuba. (I. Ventura Kessel, Entrevistador)


Notas:

1. Según aparece reflejado en el Programa de Atención a la Pareja Infértil, del Ministerio de Salud Pública en su edición más actual correspondiente al año 2012.

2. Hasta octubre del 2015, fecha en que se presentó el Informe Inicial de la República de Cuba a la Convención sobre los Derechos del Niño

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente acá... porque somos de letra corta: