10 nov. 2016

El legado de Obama



el legado de Obama
Foto: Alejandro A. Madorrán Durán

Se va Obama. Acabaron sus ocho años en el despacho oval. Vimos los días finales en el cargo del Premio Nobel de la Paz. Muy probablemente, ha sido el más “progresista” de los presidentes norteamericanos en los últimos cincuenta años, al menos desde la perspectiva de Cuba.

Tanto en política interna como hacia el exterior, es indiscutible que el primer presidente negro de los Estados Unidos ha dejado un legado mucho más trascendente que el hecho sustentado en su color de piel. El hombre al que Fidel elogiara por su inteligencia, deja una larga lista de primeras cosas o primeras veces.

Sin pedirle peras al olmo, Obama logró que desde dentro se movieran los mecanismos necesarios para descongelar las relaciones con Cuba, situó en el debate nacional la necesidad de derogar legislaciones obsoletas, entre ellas las que sustentan el bloqueo, emitió directivas presidenciales flexibilizando algunos aspectos de esta política e incluso se arriesgó a visitar La Habana, en un gesto insólito.